23.6.12

Ya soy cibervoluntaria :)





Hay una cosa que está ahí, que a todos, de un modo u otro, nos puede afectar y que puede ser causa de exclusión social; se llama brecha digital. La brecha digital no es otra cosa que la línea de separación existente entre aquellas personas que conocemos, entendemos y usamos las nuevas tecnologías de aquellas que han tenido un contacto directo, escaso o nulo, con ellas. 
La Fundación Cibervoluntarios es una organización sin ánimo de lucro encargada de romper con esas diferencias a través de sus programas y actividades para la alfabetización digital, y que ya cuenta con más de diez años de vida. Probablemente nunca os hayáis planteado que una acción así fuese necesaria pero si pensáis en cuantas personas hay con este tipo de carencias: inmigrantes con pocos recursos, ancianos, discapacitados o habitantes de entornos rurales fuera de conexión, cambiaríais de opinión. Pero no es sólo cuestión de edad o clase social, hay gente que convive con estos recursos pero que no sabe utilizarlas: padres que no saben cómo proteger a su hijo de una exposición temprana y no segura en redes sociales, profesores que no saben como interaccionar con sus alumnos vía web, o tíos y/o abuelos que saben pedir una cita sanitaria o rellenar un formulario online. Como veis, algo  necesario sí que es. 
Pensad cuan complicado puede ser introducir a estas personas cosas tan simples (para nosotros) como encender un ordenador, usar un ratón o abrir un programa. Yo jamás olvidaré mis primeros días de carrera (allá por 2007) cuando me mandaron comprar un pendrive de 2Gb y me sonó a chino, y para que decir mi cara de póker cuando tuve que comprar un portátil, entenderlo era peor que elegir un coche. De entonces a hoy todo ha cambiado, bueno casi, porque sigo usando el mismo portátil (sí , sí y todavía lo da todo el pobre mío), a lo largo de la carrera pasé de un nivel informático cero a tener un nivel de autosuficiencia bastante aceptable. Sí hace cinco años me hubiesen dicho que sería capaz de formatear un pc, instalar y desinstalar o crackear programas, ayudar a mis padres en sus peleas con el ordenador, aprender en un canal online o tener mi propio blog... no me hubiese creído ni media.  
Hoy he asistido a mi curso de formación como cibervoluntaria, algo que tenía pendiente desde el año pasado, cuando me inscribí en su web, y al que no había podido asistir antes por incompatibilidad. Allí me he encontrado con otras futuros cibervoluntarios y me ha llamado la atención la diversidad de perfiles de mis compañeros: estudiantes de bachiller, profesores, universitarios extranjeros, jóvenes y de mediana edad, todo interesados en hacer algo útil con su tiempo libre. 
A partir de este momento ya podré participar en sus programas como cibervoluntaria, así que espero que sea el comienzo de una buen amistad... 
Os animo a seguir mis pasos :)

Info aquí

2 comentarios:

  1. Un precioso relato de Edith y mi felicitación por incorporarse con nosotros al equipo de cibervoluntarios. Uno más para ayudar a muchas personas a salir de la soledad cuando se encuentran con Internet.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Chema! haremos todo lo que se pueda :))

    ResponderEliminar